Fallece Christopher Hogwood, referente de la música antigua

El pasado 24 de septiembre, fallecía a los 73 años el maestro británico Christopher Hogwood en su casa de Cambridge tras una larga enfermedad. Con él desaparece uno de los pilares de lo que Eduardo Torrico ha denominado “segunda generación de historicistas”. Sólo hace algo más de un mes lo hacía otra de las grandes figuras, Frans Brüggen.

4442Christopher Hogwood (©Marco Borggreve)

Hogwood ha sido uno de los músicos más destacados en la interpretación historicista. Especialista en el repertorio barroco y primer clasicismo fue fundador de dos grandes formaciones. La primera data de 1967 junto con David Murrow, y llevó por nombre Early Music Consort of London. La segunda es la ya mítica Academy of Ancient Music. Con esta formación realizó más de 200 grabaciones, registrando por primera vez la integral de las sinfonías de Mozart con instrumentos de la época y criterios historicistas. Cabe destacar también, entre su amplio número de grabaciones, la versión que realizó en 1980 de El Mesías de Handel, acompañado por Judith Nelson, Emma Kirkby, Carolyn Watkinson, Paul Elliott, David Thomas y Simon Preston. Además de la música barroca y preclásica, también dirigió música del siglo XX, interpretando obras de Benjamin Britten, Paul Hindemith, Bohuslav Martinu o Igor Stravinski. Precisamente su última aparición en España fue con The Rake´s Progress de Stravinski en el Teatro Real.

Además de director, también fue clavecinista, perfeccionando sus estudios con maestros de la talla de Rafael Puyana y Gustav Leonhardt. Pero su labor no sólo se ciñó a la interpretación musical, sino que también realizó trabajos de investigación musicológica, publicando libros como el dedicado a la figura de Handel, editado en España por Alianza Música y hoy descatalogado. Desarrolló también una labor docente impartiendo clases magistrales en diferentes lugares, entre los que cabe mencionar el King´s College y la Royal Academy of Music de Londres.

La desaparición de Christopher Hogwood supone la pérdida de una de las grandes personalidades de la música. Pero nos quedarán sus grabaciones, siendo muchas de ellas referencias obligadas tanto para cualquier profesional de la música como para cualquier aficionado. Es verdad que en un corto espacio de tiempo han sido varios los grandes nombres que han desaparecido, y no sólo en la música antigua. Tal es el caso del mencionado Frans Brüggen, pero también de Claudio Abbado o Lorin Maazel. Por lo tanto, esperemos que las nuevas generaciones cojan el testigo con la misma pasión y entusiasmo que lo hizo Hogwood, y se continúe investigando, desarrollando y evolucionando el mundo de la interpretación.

Javier Martínez Luengo

Anuncios