ExpoClásica: una cita imprescindible

Un año más, ExpoClásica, la feria imprescindible para los profesionales de la música clásica, reúne en Madrid a los principales responsables del sector a nivel nacional e internacional. Agentes, promotores, productores discográficos, gerentes de ensembles y orquestas, responsables de programación de las principales instituciones, editores, artistas y periodistas se verán las caras e intercambiarán ideas y proyectos del 11 al 14 de diciembre en las instalaciones del Centro Conde Duque de Madrid.

Con sus round-tables, conferencias, conciertos, showcases, y fiesta-networking, este encuentro internacional ideado por el tándem Enrique Valverde-Almudena Heredero, ya se ha consolidado como un importante foro europeo para profesionales del sector de la música clásica, al estilo de Classical: NEXT o la International Conference de la IAMA (International Artist Managers’ Association).

Foto ExpoClu00E1sicaExpoClásica (©Noah Shaye)

En su decidida apuesta por la internacionalización de la industria musical nacional, las mesas redondas y conferencias programadas en esta nueva edición se convertirán en un think tank para buscar alianzas que impulsen la promoción en el exterior: Internacionalización de las programaciones españolas, Música y músicos españoles en Iberoamérica, Europa Creativa, Modelos europeos de difusión musical internacional.

La novedad de esta II edición es la organización del I Foro nacional de programadores de música clásica, destinado a convertirse en obligado punto de encuentro para los responsables de las programaciones de las más destacadas entidades públicas y privadas de nuestro país.

Además de los meetings reservados para los profesionales, la feria abrirá sus puertas al público en general con un ciclo de conciertos. Si quieren conocer de primera mano el Who is Who de la música clásica en España, quédense en la capital ese fin de semana.

Lorena Jiménez

El sonido que viene del cielo: Entrevista a José Oliver Bisbal

Una de las grandes figuras de la flauta en España, se retira tras una dilatada carrera en el mundo de la música en la que ha trabajado todos los grandes géneros. José Oliver Bisbal nos recibe en su casa para relatarnos sus mejores recuerdos y grandes vivencias tras más de cincuenta años de profesión.

JOSE OLIVERJosé Oliver en el Auditorio Nacional de España

El sonido que viene del cielo: Entrevista a José Oliver Bisbal, por Alicia López Carral

Canto llano nuevo…y no tan nuevo

Concierto de canto gregoriano
Schola Antiqua
Director: Juan Carlos Asensio
Órgano: Andrés Cea

El jueves 20 de noviembre hemos asistido al concierto de Schola Antiqua, dirigida por Juan Carlos Asensio, en el marco del Simposio “La Gestión del Patrimonio Musical” organizado por el Centro de Documentación de Música y Danza en el Auditorio de la Biblioteca Nacional de España. El concierto es uno de los resultados del proyecto de catalogación de los fondos manuscritos musicales (de canto llano) que posee la Biblioteca: más de la mitad de las obras interpretadas han sido de recuperación histórica (estreno en tiempos modernos).

El Auditorio se vio inmerso en un viaje en el tiempo hasta la época medieval con el Tiento de quinto Tono de Antonio de Cabezón, interpretado por Andrés Cea al órgano. Mientras el público se deleitaba entre las notas, como si se tratara de una procesión fueron entrando en dos filas paralelas los miembros del coro vestidos de negro y con aire solemne, casi como monjes, lo que resaltaba aún más el sentimiento de encontrarse en una época pasada. Tras el Deus in auditorium, una invocación inicial en fabordón (armonización elemental) a cuatro voces, el coro se separó en dos grupos y se colocó a ambos costados del escenario, de manera que la antífona Franciscus vir catholicus, una de las piezas recuperadas, se ha interpretado de manera histórica cantando cada grupo de  manera alternada.

10808023_10204888085498466_2138808932_nFranciscus vir catholicus (MPCANT 48, Fol. 43. BNE)

“La interpretación de la Schola Antiqua fue muy destacable por la perfección en la afinación y la coordinación entre sus miembros”

Entre las piezas más interesantes está el Kyrie de la Missa La Regina, otra obra de recuperación histórica, en este caso con un estilo diferente al resto de piezas interpretadas. Mientras que en la mayoría se mantenía un ritmo constante, con una figuración más tradicional, esta obra presenta un ritmo mucho más marcado (lo que en la música se denomina “notación mensural”, escritura propia del siglo XIV), con una segunda voz a la quinta. Resultó ser un agradable punto medio del concierto, ya que aportó mucha frescura.

La interpretación de la Schola Antiqua ha sido, como siempre, muy destacable por la perfección en la afinación y la coordinación milimétrica entre sus miembros. Es de destacar también que ha cantado la totalidad del repertorio desde copias hechas del mismo libro de coro del que procedían, lo que demuestra la gran destreza musical que tienen a la hora de cantar desde las fuentes manuscritas. Otra pieza a resaltar es el gradual Hec dies, en modo III, monódica y con una melodía muy bonita.

10815802_10204888086098481_370636445_n
Hec dies (MPCANT 23, Fol. 34v. BNE)

Ha sido una velada llena de melodías que eran escuchadas por primera vez en varios cientos de años, que no dejó indiferente al público. Tanto el coro como las partes para órgano recorrieron varias décadas de historia de la música; aunque era en el órgano donde se podían evidenciar los cambios que se iban produciendo en la concepción de la música instrumental entre la Edad Media y el Renacimiento. Al acabar el concierto los asistentes ovacionaron a los intérpretes. El vídeo del concierto está disponible en el canal de YouTube de la Biblioteca Nacional donde por alrededor de hora y media se puede revivir este magnífico momento.

Cynthia Piris

Un Seminario de Música y mucho más

«Caminar despacio por las calles llenas de gente es un placer singular»
Franz Hessel, Paseos por Berlin, Madrid, 1997, (ed. Jean Michael Palmier, Trad. Miguel Salmerón), p. 33

Hace algunos días tuvo lugar la denominada I Semana de la Música que los estudiantes del Grado Historia y Ciencias de la Música de la Universidad Autónoma de Madrid organizaron para dar a conocer sus intereses, anhelos y deseos de darse a conocer. Esta semana estaba estructurada en seminarios impartidos por los propios alumnos antiguos y nuevos, que ofrecían de manera altruista todo su conocimiento a los más noveles para crear lo que se denomina “tejido social” dentro del Grado. Esta iniciativa es más que interesante y manifiesta la serenidad con la que alguno de los antiguos alumnos encara su presente más inmediato, intentado romper determinados corsés institucionales que operan aún hoy en la vida universitaria española. Este seminario nace:

«entre alumnos y profesores del Grado en Historia y Ciencias de la Música para dar cabida a todo aquello que, por no tener asignaturas para ello, o no poder profundizar durante el curso, escapa al programa del grado y de lo que nos gustaría poder aprender. Mesas redondas, talleres, conferencias, clases magistrales, ponencias… todo lo que se quiera aportar. Porque, aunque contamos con llamar a algunos profesionales de diversos campos, queremos que los alumnos participen activamente en el programa. Es una oportunidad para presentar los conocimientos adquiridos a través de carreras profesionales o artísticas e investigaciones brillantes realizadas como trabajos de fin de grado o máster. Como su título indica, es una iniciativa que pretende sentar precedente y extenderse en el tiempo, de manera que nuevas promociones de musicólogos la asuman a su manera y según sus necesidades e inquietudes. No queremos que la iniciativa sea un proyecto cerrado de los alumnos de nuestro grado, y por ello admitimos propuestas y colaboración de alumnos y personal docente de otros estudios, que además pueden aportar perspectivas y enfoques que no solemos tener en cuenta»

Cartel semana música_editado-5
Cartel de la I Semana de la Música de la UAM

“Los organizadores de esta Semana de la música han permitido a todos los estudiantes del Grado apropiarse de algo que les pertenece: sus conocimientos”

En paralelo a estos seminarios se impartieron también ponencias que contaron con la participación de diferentes profesores de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma; particularmente interesante y apelativa fue la pronunciada por el profesor Miguel Salmerón, del Departamento de Filosofía de esta Universidad, que colocó sobre la mesa la simbiosis perfecta entre los mitos fáusticos y la música. Sin embargo, no deseo aquí elaborar una detallada descripción de todas las sesiones, que en poco o nada ayudaría a dar a conocer lo que allá ocurrió, ya que como dijo aquél: “los que no han venido, se lo han perdido”, sí deseo detenerme en lo que de valor tiene esta iniciativa y lo reseñable del compromiso que personas como su promotor, Pablo Cantalapiedra, tienen para con la música, la Universidad, el Grado y sobre todo con la sociedad.

En los tiempos evanescentes de la gloria fútil y posmoderna, la idea de que estudiantes, aparentemente desmotivados por la situación social y cultural que nos toca vivir, se involucren en la realización de un seminario de estas características nos debe hacer reflexionar sobre cómo hacer mejor el proyecto colectivo que representa la Universidad. Quien escribe estas líneas ha sentido durante los cuatro días del mismo el vivo interés de los organizadores y ponentes por ofrecer lo mejor de ellos a sus compañeros, en una permanente relación horizontal y natural en la que narraban las “proezas” de su conocimiento a modo de sonidos envolventes, artefactos evocadores y pulsiones generacionales. ¿cómo conecta esto con la sociedad? La respuesta es bien sencilla, recorriendo la senda de la libertad creadora de espacios de aprendizaje y debate en el espacio universitario. Los organizadores de esta Semana de la música, irreductibles en su deseo de llevarla a cabo, han sido los demiurgos de una forma de comunicación intelectual que ha permitido a todos los estudiantes del Grado de Historia y Ciencias de la Música, apropiarse de algo que les pertenece por propia justicia social: sus conocimientos. Sin las servidumbres de otras manifestaciones semejantes, los organizadores no han sido esclavos de sí mismos, muy al contrario, han sido libertos en busca de una Arcadia académica más que satisfactoria.

“La realización de un seminario de estas características nos debe hacer reflexionar sobre cómo hacer mejor el proyecto colectivo que representa la Universidad”

El éxito de público en muchas de las sesiones organizadas en los turnos de mañana durante esa Semana, junto a la presencia de alumnos de todos los cursos que conforman el Grado, es la prueba definitiva de lo pertinente de esta iniciativa particular de los alumnos y ratificada por la generosa aquiescencia de las autoridades competentes que, por otra parte, han participado secundum naturam en el desarrollo del mismo.

El resultado de esta I Semana de la música nos permite percibir cómo determinados estudiantes no huyen de sí mismos, haciendo de su paso por la Universidad una Cuestión natural, que quizá no sea semejante a la que planteaba Séneca, pero que seguramente nos conduce a ese espacio illo perducir, unde lucet (“nos lleva hasta el lugar de que nos llega la luz”), por continuar con las máximas senequianas.

José Antonio Guillén Berrendero

Nuevas figuras del flamenco: Entrevista a David Durán

David Durán (Madrid, 1985) es un compositor y guitarrista de flamenco con una extensa trayectoria a sus espaldas. Su presencia en los tablaos flamencos madrileños es cada vez más frecuente (ha actuado en El Corral de la Pacheca, Las Tablas, Torres Bermejas y Casa Patas) y ha colaborado con artistas de la talla de Pitingo, Isabel Pantoja, o Rafael Amargo, realizando varias giras junto a figuras como Javier Latorre o Arturo Sandoval. Asimismo, ha trabajado como compositor para la compañía de danza de Antonio Márquez (con la que ha realizado giras por países como Francia, Suiza, Alemania, Hungría, Israel, Argelia, Japón, Brasil, o Italia), así como para la compañía de Luis Ortega.

Pero también Durán ha participado como solista en auditorios y teatros de ópera: si en 2009 actuaba junto a la Orquesta de la Ópera de Trieste, en 2013 se le pudo escuchar en el Auditorio Nacional de España junto a la Orquesta Metropolitana de Madrid. Además, no satisfecho con esta exitosa carrera como intérprete y compositor, paralelamente emprendió su formación universitaria, obteniendo en 2014 el título de graduado en Historia y Ciencias de la Música por la Universidad Autónoma de Madrid. Actualmente estudia el Máster Oficial en Composición para Medios Audiovisuales de la Escuela Katarina Gurska, que compagina con su carrera como guitarrista y compositor.

En esta entrevista, concedida en exclusiva a la Revista Música Autónoma, nos habla de su experiencia en el mundo del flamenco y de sus futuros proyectos como compositor e intérprete.

10712634_854430587922319_5108867368731557558_o
David Durán en una actuación de su última gira por Japón (©Girasol Flamenco Studio)

Nuevas figuras del flamenco: Entrevista a David Durán, por Cristina Roldán Fidalgo